Actividades

Grupo responsable: CIEMAT
Grupos de apoyo: CIAI-AEMET, IDÆA-CSIC

Los DMAs suelen mantener a lo largo del tiempo su calibración correspondiente al diámetro de partícula seleccionado, por lo que normalmente con la calibración de fábrica puede ser suficiente. Sí requieren un control rutinario de los caudales de aire utilizados en el equipo, que se considerará en el programa de garantía de calidad de las medidas. En el caso de ser construidos por el usuario, sí que es necesaria su calibración, especialmente para los nanoDMAs. Existen dos tipos de calibraciones, con patrón primario y con patrón secundario.

El único patrón primario existente son las partículas de látex, que son suspendidas en un gas e introducidas en el DMA. El patrón secundario se obtiene por la extracción de un aerosol monodisperso desde un aerosol polidisperso por medio de un DMA previamente calibrado. Este aerosol monodisperso se introduce en el DMA a calibrar. La calibración de los contadores de partículas es más compleja que la de los DMAs, por lo que la recomendación sería que el fabricante recalibrara los contadores cada cierto periodo de tiempo.

Esta actividad se desarrollará una vez al año simultáneamente a la comparación de equipos para aquellos miembros de la red que deseen comprobar la calibración de su DMA o calibrar uno nuevo que haya construido en sus propios talleres.
Calibración de DMAs

Grupo responsable: INTA
Grupos de apoyo: CIEMAT, IDÆA-CSIC

Uno de los objetivos de la red es intercomparar los equipos de los diferentes grupos, con el fin de encontrar discrepancias bien instrumentales, bien en su mantenimiento. De esta manera se podrá asegurar que la medida de la distribución de tamaños en sus localizaciones de origen es comparable y que las diferencias en el muestreo son únicamente originadas por la variabilidad atmosférica de interés a estudiar.

Esto también permite asegurar que las calibraciones han sido correctas. Para alcanzar estos objetivos será necesario reunir los equipos y realizar medidas simultáneas de la misma fuente de aerosoles. Esta fuente puede ser el aerosol atmosférico o un aerosol generado en laboratorio. Para cada instrumento se evaluará un factor de corrección que será necesario aplicar a las medidas realizadas.

Esta actividad se debe de realizar al inicio de la constitución de la red.

Grupo responsable: IDÆA-CSIC
Grupos de apoyo: CIEMAT

El programa de garantía de calidad de las medidas consistirá en preparar una serie de protocolos para asegurar la adecuación de las medidas. Entre estos protocolos estará la comprobación sistemática de los caudales de aire, la calibración de los medidores de caudal, comprobación del cero del contador, limpieza de los equipos y todas aquellas tareas necesarias para el correcto funcionamiento de los equipos. Se discutirá el acondicionamiento de la entrada del instrumento más adecuado para el lugar de muestreo, como por ejemplo la conveniencia de trabajar a humedad ambiental o en condiciones secas, así como de los métodos para asegurarse estar por debajo de una determinada humedad.

Cuando se miden aerosoles atmosféricos por técnicas in-situ, es muy importante conocer lo que ocurre en su entorno para perturbar el estado de las partículas lo menos posible. Por ello se plantearán los distintos métodos para el diseño de las líneas de muestreos y para el cálculo de su eficiencia para una posterior corrección de los datos.

Esta actividad se desarrollará en el primer año de existencia de la red.

Grupo responsable: CIEMAT
Grupos de apoyo: IDÆA-CSIC

Uno de los principales problemas que se encuentra un grupo a la hora de empezar a trabajar con DMAs, tanto ambientales como aplicados a cualquier otro campo, es que va a requerir de una fuente radiactiva (normalmente de Kr-85, aunque existen otras alternativas) para el correcto funcionamiento del instrumento. Esta fuente obliga a tener una instalación radiactiva autorizada por el Consejo de Seguridad Nuclear, al menos un supervisor con licencia para dicha instalación, un grupo de personas profesionalmente expuestas a las radiaciones ionizantes y el apoyo de un Servicio de Protección Radiológica. La autorización de la instalación radiactiva requiere la preparación de una memoria de actividades donde se describa el instrumento de medida y se justifique la necesidad de la fuente, se realice un estudio de seguridad, tanto en condiciones normales de operación como en caso de accidente, se describan los procedimientos de verificación tanto de las fuentes como de los sistemas de seguridad, los procedimientos de funcionamiento, el plan de emergencia, además de la revisión de clausura.

La complejidad de solicitar la autorización para la puesta en marcha de la instalación radiactiva puede hacer que potenciales grupos interesados en la medida de la distribución del aerosol atmosférico retrasen e incluso rechacen esta actividad. El soporte de la red a los nuevos grupos se plantea como un punto crucial para que puedan iniciar las medidas.

Esta actividad se desarrollará a lo largo de toda la vida de la red.